La Junta De Supervisión Fiscal Envía Misiva a La Legislatura y al Ejecutivo Para Enmendar El Crédito Por Trabajo y Ajustarlo a La Realidad de Los Puertorriqueños

 

San Juan, P.R.- El presidente de la Comisión de Hacienda, Asuntos Federales y Junta de Supervisión Fiscal del Senado de Puerto Rico, Juan Zaragoza, anuncia que la Junta de Supervisión Fiscal envía misiva, en la tarde de ayer, a la Legislatura y al Gobernador solicitando ajustes para adecuar los beneficios del proyecto del crédito por trabajo a la realidad salarial de los puertorriqueños.
“Desde hace semanas llevo alertando a la prensa y al país de que el proyecto de ley presentado para delimitar la estructura de Crédito por Trabajo debía contener parámetros que se adecuen a la realidad de los trabajadores puertorriqueños.

A modo de ejemplo expliqué, que según presentado el proyecto de administración, una sola persona sin hijos que gane más de $ 15,080 por año o aproximadamente $7.25 por hora (mínimo federal), tendría derecho apenas a $64 anuales de Crédito por trabajo. De manera similar, las parejas casadas que ganan más de $ 21,740 al año no calificarían para ningún monto de crédito por trabajo. De igual forma, en la reunión que tuve sobre este tema con la directora ejecutiva de la Junta, Natalie Jaresko, fui vocal al expresar que el proyecto que actualmente esta impulsando el Ejecutivo dejaba afuera a muchos trabajadores pobres sin beneficio alguno. El proyecto que el Gobernador está presentando es un clon del proyecto federal el cual no se atempera a la realidad de la clase trabajadora de la Isla. El modelo de Crédito Federal, está diseñado para una economía con muy pocas personas que ganan el salario mínimo (al contrario de Puerto Rico) y personas o parejas que tienen uno o más hijos calificados (en comparación con los bajos niveles de natalidad en Puerto Rico). Nuestra realidad demográfica, nuestros niveles de pobreza y nuestra tasa de participación laboral son muy distintas a la de los Estados Unidos continentales, es por eso que este crédito debe ser agresivo en su distribución a nuestra gente pobre, solo de esta manera podemos realmente reducir la pobreza y recompensar el trabajo para que nuestra gente pase de la informalidad a la formalidad y reduzcan su dependencia de programas federales de beneficencia. La carta de la Junta, enviada en el día de ayer al Gobernador, concuerda con todo lo que he estado mencionando. Con este mensaje de la Junta me sostengo en que vamos por buen camino para lograr un gran beneficio en favor de los puertorriqueños”, sostuvo el presidente de la Comisión de Hacienda en el Senado, Juan Zaragoza.


Actualmente, la Comisión de Hacienda del Senado está atendiendo este proyecto de administración y hace semanas está en constante comunicación con varios economistas, dos think thanks locales y un think thank en Washington DC especializados por décadas en la evaluación de política pública concerniente al Crédito por Trabajo, para asegurar que el modelo que remplace el presentado sea el correcto.

“De no realizarse enmiendas y reemplazarse el modelo que presenta este proyecto lo que ocurrirá será que muchos trabajadores con salario mínimo casados o personas solteras sin dependientes no podrían beneficiarse de dicho incentivo por trabajo. Esto derrotaría el propósito principal de este Crédito, que es reducir la pobreza e incentivar el trabajo para que haya mayor participación laboral. Desde el día uno en que discutí este tema con Jaresko y le presenté mis recomendaciones a un posible cambio abarcando la clase trabajadora estuvo abierta a ajustar dicha propuesta. Es imperativo recalcar que nuestra realidad no es la misma que un asalariado de Estados Unidos y para que exista un beneficio para los ciudadanos promedios habría que realizar dichos cambios. Mi propuesta siempre ha sido que gire alrededor de estado civil, ingresos e hijos, pero con una formula ajustada a la realidad de nuestros trabajadores. Ya es hora de que seamos justos con los trabajadores que han sufrido estragos económicos por los pasados años, los cambios propuestos bajo ARPA le dan a Puerto Rico una oportunidad única para financiar adecuadamente un Crédito por Trabajo. Este crédito, bien diseñado, ayudaría a alcanzar nuestro objetivo de levantar a miles de asalariados de la pobreza”, concluyó Zaragoza.

                                                       ​###