Legislatura acata exigencias de la Junta y aprueba primer presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, anoche la Cámara de Representantes y el Senado acataron las exigencias del ente fiscal, que estableció los límites y las partidas del plan de ingresos y gastos para el próximo año fiscal, que inicia el 1 de julio.

En los pasados cuatro años, la Junta impuso su presupuesto tras no lograr acuerdos con el Gobernador y la Asamblea Legislativa.

Anoche mismo, ambas cámaras legislativas enviarían la resolución aprobada a la Junta, poco antes de que el reloj marcara la medianoche y se cumpliera la fecha límite establecida por el ente fiscal para cumplir con el trámite. La Junta tiene hasta el 30 de junio para certificar el presupuesto. Hoy remitirán el documento de 198 páginas para la firma del gobernador Pedro Pierluisi Urrutia, quien había anticipado que estamparía su rúbrica en ese presupuesto general de $10,112 millones, menor a las dos propuestas suyas, que la Junta rechazó por excederse a su estimado de recaudos.

Esta versión del presupuesto acogió las objeciones que la directora de la Junta, Natalie Jaresko, incluyó en el aviso o notificación de violación al Plan Fiscal enviado el viernes pasado al presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, y al presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. Ante ese requerimiento, la Legislatura eliminó la disposición que evitaba que el Primer Ejecutivo modificara o reasignara fondos en las instancias donde no interviene la JSF. También descartó la nueva estructura para que el Ejecutivo rindiera cuentas ante la Legislatura.

Luego de una extensa jornada de negociación, que causó que ambas cámaras pausaran sus trabajos hasta entrada la noche, la Cámara aprobó el presupuesto -sin debate- cerca de las 8:45 p.m. La propuesta recibió 46 votos a favor y tres en contra. En esta ocasión, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) se sumó a la delegación del Partido Popular Democrático (PPD) y del Proyecto Dignidad (PD) para avalar la Resolución Conjunta de Cámara 144. Pero votaron en contra, el representante Denis Márquez Lebrón del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y la delegación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), compuesta por Mariana Nogales Molinelli, y José Bernardo Márquez Reyes.

UPR detona intenso debate

En el Senado, a esa hora prendió un intenso debate sobre el informe del comité de conferencia, que contenía la resolución de presupuesto. Inicialmente, el portavoz de la minoría del PNP, Thomas Rivera Schatz, aclaró que la versión del presupuesto presentada para votación contenía lenguaje de una propuesta previa de presupuesto sometida por el Ejecutivo, que suspendía el poder de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) y el Departamento de Hacienda para realizar reprogramaciones de partidas de presupuestos anteriores. La Junta incluyó esa traba en su recomendación de presupuesto inicial.

Luego indagó sobre una partida de $115 millones para un fondo de becas para los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que contenía limitaciones impuestas por la Junta. El ente fiscal creó un comité para acceder a esa partida, que Rivera Schatz denunció estaría controlado por la JSF.

El lenguaje de la sección 8 del presupuesto, eliminó el Fondo de Becas de la UPR y colocó en manos de un organismo -compuesto por la Junta Hacienda, Aafaf y la Oficina del Principal Oficial Financiero- la administración del nuevo Fondo de Dotación.

“Ahí la Junta de Supervisión Fiscal terminó quedándose con el dinero de la UPR”, insistió Rivera Schatz.

Ante los señalamientos de Rivera Schatz, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Zaragoza Gómez, reconoció el pasado problemático de la Junta y su falta de palabra.

“Ese es el lenguaje. Yo quisiera pensar que eso no significa que el ente que va a controlar la disposición de los fondos va a ser la Junta de Control Fiscal. Yo sé que la Junta tiene un récord criminal, que posiblemente contradice mis buenos augurios, pero por lo menos basados en las conversaciones que nosotros tuvimos con ellos, que tampoco significan mucho diría el compañero, nosotros entendemos que eso fue el espíritu de lo que quiso poner ahí”.

Pero el senador independiente José Vargas Vidot y los senadores penepés Henry Neumann Zayas y Migdalia Padilla Arvelo clamaron por la autonomía de la UPR y advirtieron del peligro de mantener esa disposición en el presupuesto. También expresaron preocupación por las facultades cada vez más amplias de la JSF.

“No podemos permitir esto… Si abrimos esta puerta en la noche de hoy puede llegar el momento en que tenga una representación aquí”, indicó Neumann Zayas.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, tronó en contra de la Junta por sus excesos y por garantizar los fondos para su funcionamiento, mientras “se ensaña” contra la UPR.

“Con el salario de la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, y un poquito más se paga la Orquesta Sinfónica”, afirmó.

Jaresko devenga un salario de $625,000 al año. Su contrato, que vence en septiembre próximo, también incluye gastos de transportación, escolta y mudanza. A pesar de que la Junta no escatima en los gastos de su directora, recortó una asignación de $700,000 para sufragar los costos de la Orquesta Sinfónica. En la última versión de su propuesta, condicionó esa partida a que la Asamblea Legislativa aceptara todos los cambios propuestos en la notificación de violación del Plan Fiscal, que envió a la Asamblea Legislativa el viernes pasado tras rechazar su versión del presupuesto aprobado el martes pasado.

Rivera Lassén volvió a mencionar la propuesta que presentó cuando se discutió el presupuesto inicialmente y que procuraba eliminar el presupuesto de la Junta. Esa enmienda al presupuesto solo contó con cinco votos.

“Sé que algunos dijeron que era una farsa. No, era un gesto de dignidad lo que estábamos proponiendo. Se podía ir frente contra la Junta a defender el resto del presupuesto pero con un mensaje de que este Senado no le tenía miedo a la Junta y que con eso en mente, sin su dinero, íbamos a empezar a negociar”, apuntó.

En un momento de la discusión, la delegación del PNP -menos el portavoz alterno Carmelo Ríos Santiago- abandonó el hemiciclo durante el turno de la senadora del PD, Joanne Rodríguez Veve, quien tildó el debate de un espectáculo con visos caricaturescos.

“Esto es una payasada”, señaló Rodríguez Veve, quien invitó a sus pares a aceptar la realidad y a trabajar para salir la Junta.

La senadora del PIP, María de Lourdes Santiago, también utilizó un turno para dejar claro en el récord que pese a que la Cámara de Representantes en público exigía medidas para insertarse en el proceso de las reasignaciones de las partidas luego de aprobado el presupuesto finalmente se plegó ante la decisión de la Junta, que estableció que solo compete al ente fiscal evaluar y aprobar las reasignaciones de partidas que realiza el Ejecutivo.

Al final del debate, Zaragoza Gómez reconoció el fracaso de la Legislatura al no identificar los fondos para los aumentos de los guardias correccionales y otras iniciativas del Ejecutivo para los personas de la tercera edad y los jóvenes. Además, justificó su posición de negociar con la JSF.

“Que esto no se entienda como que apoyamos la Junta de Control Fiscal. Nosotros, al contrario, secundamos los sentimientos de rechazo hacia la Junta”, afirmó.

Señaló que la coyuntura histórica de la quiebra del País exigía reconocer la existencia de la Junta para crear las condiciones que permitan la salida del ente fiscal.

“Este presupuesto no es perfecto. Está lejos de ser perfecto. La otra opción era aceptar el presupuesto de la Junta y ese era aún menos perfecto. Ese posiblemente podemos decir que era tóxico. La virtud redentora de esto que estamos aprobando es que se convierta en el presupuesto número uno y en el camino para sacar la Junta de Puerto Rico”, apuntaló.

El Gobierno tiene que aprobar cinco presupuestos balanceados para salir de la Junta.

Antes de la votación, Rivera Schatz pidió un receso para reunirse en el hemiciclo con la delegación del PNP. Durante el acalorado intercambio, el asesor de La Fortaleza, Carlos Rivera Justiniano se mantuvo se mantuvo en el hemiciclo pegado a su celular.

Finalmente, el Senado aprobó el presupuesto con 19 votos a favor y ocho votos en contra.

La delegación del PPD, Rodríguez Veve y Vargas Vidot votaron a favor, pero la delegación del PNP se dividió. Los senadores novoprogresistas Rivera Schatz, Neumann Zayas, Padilla Arvelo, Gregorio Matías Rosario y William Villafañe Ramos rechazaron el presupuesto. Pero los senadores y senadoras Ríos Santiago, Marissa Jiménez Santoni, Wanda Soto Tolentino y Nitza Morán Trinidad votaron a favor.

En agenda enmiendas al presupuesto

Previo a la votación, el Presidente de la Cámara defendió su versión del presupuesto.

“Estamos cumpliendo con todos los señalamientos porque la meta siempre fue tener un presupuesto aprobado en cumplimiento con el plan fiscal. Este es el primero”, apuntó Hernández Montañez.

“Había dicho desde el primer día que a diferencia de los cuatros años anteriores la Junta no iba a plantear una negación del presupuesto, que iba a enviar un ‘notice’ (una notificación) desglosando los ajustes necesarios para aprobar el presupuesto y eso ocurrió. Sencillamente después de haber aprobado Cámara y Senado, hizo unos señalamientos puntuales, entre todos no pasan de $50 millones. Es un presupuesto de $10,100 millones. Son unos ajustes mínimos, claro son bien técnicos porque no quieren que se ajuste el Plan Fiscal”, agregó.

Apuntó que las objeciones de la Junta requirieron mayormente ajustes “técnicos” en el presupuesto y aclaró, por ejemplo, que $22 millones de los $44 millones que su propuesta asignó a los municipios no se transferían de manera directa a los ayuntamientos sino que se accedería a dichos fondos a través de acuerdos de colaboración.

Mencionó también que la partida de los $15 millones para sufragar el aumento de salario para los empleados del Departamento de Corrección se atenderá en Septiembre cuando se presente ante la Legislatura el acuerdo de reestructuración de la deuda del Gobierno, que aseguró contemplará un sobrante. En ese momento, se incorporará una enmienda al presupuesto para financiar ese gasto de nómina.

“Queda en pausa, pero no se ha olvidado”, insistió Hernández Montañez.

Ante la aceptación de los señalamientos de la Junta, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Jesús Santa Rodríguez, indicó que se protegían los fondos para el Instituto de Estadísticas y la Orquesta Sinfónica.

Pese a que la Junta eliminó diversas partidas para realizar mejoras la Capitolio, el aumento de $22 millones a la partida para los municipios, la partida de $240,000 para que el Instituto de Estadísticas realice un estudio para la comunidad sorda y los $700,000 para la Orquesta Sinfónico, incluyó una disposición que devolvería el dinero adicional para la Legislatura, los fondos de la Sinfónica y del Instituto de Estadísticas si la Cámara y el Senado aprobaban una resolución de presupuesto aceptando los cambios ordenados por la JSF.

El presupuesto aprobado anoche no incluyó una partida presupuestaria para la delegación congresional, que según Hernández Montañez impide que el Ejecutivo asigne fondos a los seis cabilderos por la estadidad.

Por primera en cinco años, el Gobierno de Puerto Rico podría tener un presupuesto en sintonía con el Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aprobado tanto por la Legislatura y el Ejecutivo.

Pero para alcanzar ese objetivo, ano